¿Cómo decirle que no a tu jefe?

Dicen que la capacidad de decir la verdad es un signo de madurez profesional real. Si ese es el caso (y creo que lo es), lo mejor es saber cómo decirle que no a tu jefe, sin ofenderlo. Sé que quieres ganarte a tu jefe, pero no siempre lo lograrás diciendo SÍ a todo.

Tu trabajo es usar tu tiempo sabiamente. Ya seas un gerente de proyecto, un experto, o un profesional centrado en brindar lo que hace.

Pero el problema es simple: no llegaste a donde estás hoy al decirle que NO a tu jefe, todo lo contrario. Apuesto a que llegaste a donde estás siendo bueno al decir que SÍ y luego cumplir esa promesa.

El problema con decir NO

El problema con NO es que suena muy negativo. Quieres ser positivo, pero decir que sí deja de funcionar a medida que avanzas en tu carrera y tienes cada vez más demandas de tu tiempo.

El problema con SÍ

En algún punto, dos cosas comienzan a suceder:

  • Te resulta cada vez más difícil cumplir con tus compromisos. Al principio esto te someterá a un gran estrés, y eventualmente, terminarás decepcionando a alguien.
  • Si te mantienes al día con tus promesas la gente te querrá. Sin embargo, no te respetarán por decir que sí a todo.

Ten en cuenta que nada de esto es saludable para ti o tu carrera.

La alternativa positiva a Sí

Necesitas una alternativa de empoderamiento para decir que sí. Igualmente, debe ser una alternativa positiva a decir que NO.
A muchos de nosotros nos cuesta decir que no. Y a muchos de nuestros jefes también les resulta difícil aceptar.
Entonces, en cambio, ¿por qué no ser positivo?
En lugar de decir NO, haz una “objeción noble (NO). Haces esto cuando dices NO por una razón noble y positiva.

Noble significa bien intencionado

Decir NO caprichosamente o simplemente porque no quieres hacer algo, dista de ser noble.

Pero, cuando dices NO porque tus otras prioridades superan todo (no porque eres un perezoso), y porque has pensado en las consecuencias, entonces estás haciendo lo correcto.

Entonces, el primer paso para decirle que no a tu jefe es dejar en claro que tienes una buena razón. Si dices que NO con una objeción noble, debes hacerlo a partir del deseo de hacer el mejor uso posible del tiempo disponible.

Es posible que tengas demasiadas cosas que hacer y al aceptar esta solicitud, pondrías en riesgo algo más importante. Si este es el caso, entonces decir que NO es lo correcto, ¡es tu deber!

Nunca des un NO sin explicación

No necesitas disculparte por decir que NO, pero debes explicar por qué te negaste a realizar determinada tarea.

En la ciencia de la influencia, aprendemos que la palabra “porque” tiene un gran poder. Cuando alguien dice o hace algo con lo que no estás de acuerdo inmediatamente, ¿qué es lo primero que pasa por tu mente?

Bueno, “¿por qué?” Es lo primero que te viene a la cabeza.

Y sin un “porque” significativo que responda al por qué, nunca estarás satisfecho. Ahora ponte en los zapatos de tu jefe.

Por lo tanto, debes acompañar tu NO con un argumento. De hecho, hay dos razones:

Una objeción noble está abierta a la persuasión

Cuando haces una objeción noble, debes permanecer abierto a nueva información que podría cambiar tu decisión. Si tu jefe te brinda una nueva perspectiva, entonces deberías evaluarla.

NO es solamente noble cuando el razonamiento es sólido: la información nueva exige un nuevo razonamiento. De lo contrario, te arriesgas a crear un NO que proviene de la arrogancia, y la arrogancia nunca es noble.

Una objeción noble significa ser respetuoso

Es muy importante la manera en la que dices NO. Es imposible que un NO sea noble si no lo dices con cortesía y respeto. Muéstrale respeto a tu jefe si quieres conservar recibir lo mismo. Sé cortés, pues eso es lo que hacen los nobles.

Tu NO puede ser lo correcto para ti, pero puede ser un inconveniente para tu jefe. Por lo tanto, no hagas nada que los haga sentir mal. Esa es otra razón por la cual necesitas deletrear tu razonamiento, pues tu jefe tiene derecho a una explicación.

¡Cualquier intento de ocultar tu razonamiento será irrespetuoso!

¿Ves? ¡No tienes que decirle SÍ a todo como si fueras un robot!

Autora: Edith Gómez, editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online.

 

Tags: , ,

Facebook Comentarios:

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Acceder con Facebook
Acceder

No comments yet

add_blog_dhy300


Archivos