Preguntas: Tu Herramienta Mas Poderosa de Comunicación

Hay un elemento que se suele poner sobre la mesa, tanto en talleres de entrenamiento como con clientes de coaching directivo,  que preocupa y que se repite con gran frecuencia: la comunicación con los demás. Ya sea en las distancias cortas (en el uno a uno con colaboradores y/o empleados) o ante una audiencia mayor en una presentación.

Siempre suelo empezar con una pregunta: ¿Cuál es tu intención? Y si se me permite resumir simplificando respuestas, es siempre la misma: “que me entiendan”, o “que entiendan la información que comparto”… Y dicho esto ante la segunda pregunta : ¿Qué haces?… las respuestas suelen empezar por frases como…“les explico…” “les cuento…” “les informo…” y estas explicaciones, informaciones o comentarios acaparan el 90% de la conversación.

La siguiente pregunta es casi obvia…”¿Te funciona?”… y la respuesta en más de un 90% de los casos también es obvia…¡No!… Y la razón es simple… convierten la conversación o la presentación prácticamente en un monólogo cuando lo que debería ser es una experiencia interactiva. ¿Cómo?… A través del uso de Preguntas.

De hecho, las preguntas son una de las herramientas de comunicación mas efectivas disponibles a nuestro alcance. Y os comparto varias razones por las cuales esto es así:

Las preguntas muestran que te preocupas por los miembros de tu audiencia (sean uno o mil) y además centras la comunicación en ellos… si haces una pregunta, por ejemplo…”¿cuál es tu postura respecto a este asunto?”… estás demostrando respeto hacia su opinión y dándole su parte de protagonismo.

Preguntar nos posiciona como mas auténticos … una comunicación rígida y controlada suena demasiado artificial. Las preguntas hacen de la experiencia algo real e inmediato.

Requieren mas tiempo pero…crean una mejor energía… si dispones de una hora, deja al menos 20 minutos para preguntas y respuestas. El hecho de que se convierta en una experiencia interactiva provoca un estado de activación en tu audiencia y dejan de ser meros participantes pasivos.

Si durante tus comunicaciones solo dejas a tu audiencia escuchar, probablemente en unos 1o-20 minutos entraran en “modo multitarea” y empezarán a pensar en un sinfín de cosas diversas de su vida… En cambio, si favoreces las preguntas, por ejemplo…”¿Cómo crees que podríamos superar este desafío?”… colocas a tu audiencia en modo “solución de problemas”.

Si eres el líder de tu equipo o de tu organización… el hecho de que hagas preguntas te hace mas cercano y humilde, especialmente porque transmites el mensaje de que no esperas tener todas las respuestas. Hacer preguntas refuerza la confianza.

Hacer preguntas es una forma genial de generar “tormenta de ideas” … formula preguntas que sigan una secuencia y eso facilitará las respuestas de los participantes.

Es una forma estupenda de relajar la tensión ante situaciones de cambio – cuando un líder comunica cambios en la empresa , normalmente tendemos a imaginarnos los peores escenarios posibles… y por eso dar la opción de preguntar y responder puede variar radicalmente esta situación.

No hay preguntas “tontas”… cualquier pregunta te está dando información de cómo piensa tu audiencia, de que se ocupan o preocupan y que necesitan. ¿Cuál es el valor de todo esto?… Cualquier pregunta es interesante.

¿Tienes ya suficientes razones para usar las preguntas de una forma eficiente?… Es cierto que no estamos acostumbrados… nos asusta la posibilidad de no tener respuestas o de sentirnos indefensos… y sin embargo, es la única forma de conseguir la información necesaria para entender la perspectiva de nuestro interlocutor, por un lado, y por otro lado, es una forma de influir en los otros provocando una reacción.

Preguntar es algo que cualquiera sabe hacer pero…hacer preguntas de valor añadido es un arte: el arte de preguntar. Hay un sinfín de situaciones posibles y eso hace prácticamente imposible tener una lista de preguntas preparadas para cada situación… Sin embargo, y a modo de ejemplo, te dejo una lista de preguntas que pueden servirte para tu propio dialogo interno y que puedes aplicar con terceras personas: ante la decisión de si puedes o no puedes hacer…(pon tu reto aquí).

Entrénate para hacerte preguntas mejores, en lugar de preguntarte por qué no puedes hacer algo o machacarte por no haberlo conseguido.

Piensa en una situación que te haya salido mal y pregúntate:

  • ¿Qué importancia tendrá esto dentro de un par de meses?
  • ¿Mi respuesta es apropiada para la situación?
  • ¿Puedo mejorar o influir en esta situación?
  • ¿Puedo encontrar algo positivo en esta situación?
  • ¿Puedo aprender algo de esta situación?
  • ¿Haría algo de una manera distinta la próxima vez?

Espero que después de leer estas líneas te decidas a practicar cada día un poco más el solemne arte de preguntar. Tener conversaciones efectivas y/o presentaciones de impacto marcará siempre una diferencia en tus resultados.

Autora: Begoña Pabón, Coach y experta en Liderazgo personal y empresarial

Tags: , , , , , , , ,

Facebook Comentarios:

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Acceder con Facebook
Acceder

No comments yet

add_blog_dhy300


Archivos