El Mito De La Comparadora Compulsiva

Shopping caucasian girlNo hay nada mejor que la experiencia para el conocimiento y gracias a la graduación de mi hija mayor pude a través de la observación darme cuenta de  cómo compra la mujer.

La elección de un vestido es complejo, no vale cualquiera, no sólo es que siente bien, es que la mujer esté convencida qué ese es. A lo que hay que sumarle los complementos, léase zapatos, y resto de abalorios, que aunque tengan en el fondo de armario nunca son suficientes. Y por supuesto que después tenga el visto bueno del resto de chicas.

Desde mis innumerables asientos de cuero viejo, de diseño rompe espaldas, y taburetes varios, pude constatar cómo  pueden procesar  y retener mayor cantidad de información compleja que los hombres.

En este caso las mujeres compran a sabiendas que no todo se quedará en su armario o que si se equivoca  tiene solución: la devolución o el cambio.

En estos días pude ver tantas mujeres comprando como devolviendo o cambiando, y esto tiene una explicación “neuromarketiniana” relacionada con los lóbulos prefrontales que son de mayor tamaño en ellas, que en ellos. En estos lóbulos se encuentran las funciones ejecutivas, la voluntad, la planificación, las acciones de propuesta y el desempeño eficiente.

El tamaño del cerebro femenino es menor que el masculino en torno al 9 %  con independencia del tamaño corporal. Esto no tiene nada que ver con el nivel de inteligencia o de capacidad intelectual. De hecho ellas tienen un 11 % más de neuronas que los hombres y al estar más cercanas estas “células grises”  se producen conexiones sinápticas de forma más rápida.

Su decisión de compra es de los académicos 2,5 segundos, y que compran cosas que incluso nos las hace falta es un hecho. Pero lo que no sabemos los hombres, es que ellas primero compran, luego lo racionalizan, y después se lo quedan o no.

Para ellas toda tienda que ponga algún inconveniente al cambio o la devolución es borrada de  su memoria. Un plazo de un mes para reflexionar aunque no se consuma  totalmente es la mejor forma de retener y fidelizar a la marca.

La mujer compra en espiral y  el hombre linealmente. Ellas antes de tomar una decisión, preguntan, buscan opiniones y se nutren de información. Su fin es hallar la respuesta perfecta, movidas por el detalle y la planificación, no sólo para ellas sino para sus seres queridos.

Por eso cuando te regalen una corbata, aunque no te guste póntela, porque no es la primera que vio, lo habló, comentó y se informó a través de su propio caminar, de Internet o con tu madre o suegra.

Autor: Francisco Misiego, Experto en prospectiva y autor del libro Neuromarketing Político

Tags: , , , , ,

Facebook Comentarios:

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Acceder con Facebook
Acceder

No comments yet

add_blog_dhy300


Archivos