Parado, Consultor, O Gato De Cola Larga

Antes que empezara la crisis, estaba de vacaciones en mi pueblo haciendo mí dieta anti colesterol del verano a base de cereales fermentados, véase cerveza fresquita. Y casi fui tomado por loco al pronosticar lo que iba a pasar, antes o después, y que ocurrió. Ya empecé a pensar qué podría hacer en caso de que me despidiesen, porque muchas veces no es lo que haces o no haces, sino estar en el lugar equivocado en el momento equivocado.

En aquellos momentos en los que nadie pensaba que llegaríamos a niveles de paro del 25 %, y que en todo caso sólo iba a afectar a los menos formados, hoy nos encontramos, que según datos tomados de internet, hay unos 36.000 directivos en paro en España. Por supuesto es mínimo frente a cualquier otra actividad, no llega al 3 % la tasa respecto del total, y desde luego es mucho más grave la situación de otros colectivos.

Pero de entonces a ahora muchos amigos míos han sido despedidos, no por incompetencia o mala gestión. En un primer momento han buscado empleo, pero si eres mando intermedio es complicado, y si estabas en la cumbre salarial y social, un poco más.

Ante esta situación muchos decidieron montar su propia empresa, sobre todo de consultoría, tirar de su agenda, e ir sobre viento en espera de un momento mejor. Pero el tiempo va pasando y hasta los contactos están en situaciones difíciles, y esto va para largo.

Pero, al que mejor le fue, es al que cambio su cuadro de mando integral o sus mapas, por adecuarse al mundo real. No se hizo con una franquicia, no pensó en construir una consultora, paso del outplacement, y se dio cuenta de que él era su mejor activo. Porque mientras que otros seguían pensando desde la perspectiva de una gran empresa, en este caso multinacional, él cambió su forma de enfocar el negocio y su vida.

Se releyó, el libro del “rabo largo” (The Long Tail de Chris Anderson), como yo lo llamo, y descubrió que a veces es mejor ser ”cabeza de ratón que cola de león”, y que otros se rían. Y ahora hace lo que mejor sabe, dar conferencias, y escribir en su blog para ayudar a otros a pensar, en que no todo acaba si no tienes el “baño en el despacho” como los americanos.

Están haciendo las “Américas y las Europas” con su portátil, y entre conferencia y conferencia, hacen negocios. Negocios que parecen pequeños para lo que él hacia a diario, pero ahora gana más que antes y ve a su mujer y a sus hijos. Pero ya no es el gran ejecutivo que era, ahora es lo que quería ser siempre: feliz en su trabajo.

Tags: , , ,

Facebook Comentarios:

Deja un comentario (2 Comentarios hasta ahora)

Acceder con Facebook
Acceder


  1. German
    5 años ago

    Totalmente de acuerdo, felicidades por el artículo de Francisco Misiego, y es un ejemplo a seguir. Hay que no rendirse y buscas expectativas. Sé por algunos amigos, que el primer shock del despido es muy duro, pero hay que adaptarse y ver las habilidades que uno domina. A nadie nos gusta empezar desde cero cuando tenemos determinada edad y cualificación profesional, pero la respuesta es sí o sí si quieres sobrevivir.


    • LolaGarcia
      5 años ago

      Gracias Germán, y desde luego no queda otra que tirar para adelante y nunca rendirse. Saludos

add_blog_dhy300


Archivos