Resiliencia Y Prima De Riesgo: ¿Qué Te Impide Ser Feliz?

El otro día estuve tomando un café con un antiguo colega del mercado de capitales y comentábamos sobre la situación económica de España, de Europa y del mundo. Llegó un momento en el casi se nos saltan la lagrimas, las piernas nos temblaban, la voz se nos quebraba…

Todos los días nos desayunamos con la famosa “prima de riesgo”, y todo el mundo habla de ella y la sigue a diario, viendo como sube o baja, unos cuantos” pipos” o algo más. Los analistas nos pronostican el fin del mundo, el caos, y lo cierto es que algo está cambiando en el mundo porque lo que tenemos es un cambio de modelo.

Y es que la famosa prima sólo mide la confianza de los inversores en la solidez de una economía. No es ni más ni menos que una cuestión de confianza que a veces no se basa sólo en datos empíricos, sino en intuiciones o imitaciones. El precio lo marca el mercado, como debe ser, pero ahora que estamos tan agobiados se nos ha olvidado que con Solbes llegamos a 534,65 puntos básicos en marzo de 1995, ahora todavía no hemos llegado, y la gente siguió viviendo. Y si vamos un poco hacia atrás, la situación también era compleja.

Con esto no digo que no tenga importancia, pero desde luego tenemos que volver a pensar en ser felices, ya sé que “las penas con pan son menos”, pero a veces con chóped se puede ser feliz y además la verdura es buena para el colesterol.

Seguro que habéis oído hablar de eso llamado “Resiliencia”, que es la capacidad que tenemos de afrontar la adversidad y los problemas y sobreponernos a ellos. Algunas personas tienen más capacidad y otros menos para afrontar los retos pero todos la tenemos.

La resiliencia, es el convencimiento de las personas de superar los obstáculos con éxito, sobrevivir a la incertidumbre y conseguir ser más felices y por supuesto más competitivos en el sentido positivo.

Por lo que te invito a pensar un poco en esto. Seguro que has estado en situaciones complicadas y has salido, a algunos les ha ayudado el futbol y a otros un poco de poesía profunda, y gracias a los ansiolíticos las farmacéuticas han ganado mucha pasta y supuestamente han pagado muchos impuestos contribuyendo al “Estado de Bienestar”, ves como no hay mal que por bien no venga.

Te invito a que seas feliz con esas pequeñas cosas del día a día. A mis hijas siempre las traigo un bolígrafo del hotel en el que estoy, o una toallita del avión, y no es el valor, es que ellas saben que están siempre conmigo, en mi pensamiento, y la sonrisa de ellas, me hace más “resiliente”… ¿y a ti?

Tags: , , , , , ,

Facebook Comentarios:

Deja un comentario (1 Comentario hasta ahora)

Acceder con Facebook
Acceder

add_blog_dhy300


Archivos